«No utilizarla como plantilla»

     

Tú que vienes de lejos, con los pasos elásticos y traes viejas humedades en los ojos. Tú que llevas la boca untada de cantos en la vestimenta polvo de caminos, dime antes que nada ¿qué de la alegría?

Detente y responde. ¿Bajo las alas de qué mariposas se esconden tus palabras, que hoy vienes callada y casi cansada con tus pasos elásticos?

Mi estancia es sólo sombras, como las que ajaron tu blusa y tu cuerpo y cambiaron tu ruta. Yo recuerdo el día que partiste y las palabras que iban contigo como agua perdida.

Hoy llegas y no sé de dónde; quizás del otro lado de la noche. Y traes la inseguridad de tu palabra ausente, cansada, ajada la blusa, manchada de llanto.

Cuando arriban las lluvias de la tarde con inapreciable puntualidad, desandamos presurosos las calles de una ciudad cualquiera. El extranjero, el desterrado, tiene la impresión de que sus nostalgias también han cambiado de lugar.
Entonces, a lo mejor, un poco tarde, al amparo de los más próximos brazos, quién sabe en qué rincón o esquina de barrio, pone a resguardo la poca alegría que atesora en una sonrisa. en un te eché de menos.

 

Norberto James Rawlings

 Reportaje y comentarios en «Nuestro periódico digital», en la sección de «Efemérides»
Anuncio publicitario

¿Quieres hacer algún comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s