“La princesa”

Por Andrés Alañón Ruiz – 5º P

Érase una vez un príncipe al  que sólo le gustaba la aventura. Siempre salvaba a su pueblo y salvaba a todas las damiselas en apuros, pero un día su vida cambió.

Estaba entre la espada y la pared; los bandidos lo tenían rodeado; él pensaba que sería su fin pero, de repente, de entre la profunda oscuridad, apareció una sombra que tumbó a los bandidos de un solo golpe. El príncipe la siguió con rapidez, hasta que llegó a un profundo callejón, donde la sombra desapareció.

Al día siguiente,  el príncipe se despertó pensando en lo que había ocurrido la noche anterior y preguntó al comandante de su ejército sobre lo que hizo aquella noche.  El comandante respondió:

–          Estuve con mi esposa e hijos, príncipe. ¿Qué pasó aquella noche?—preguntó con curiosidad el comandante.

–          No pasó nada. Respondió el príncipe nervioso.

Por la noche,  en la cena, la reina no aparecía, entonces el rey decidió llamar a un guardia para que fuera a buscarla.

Pasado un tiempo,  el guardia volvió a la mesa corriendo y gritando a pleno pulmón:

–          ¡LA REINA HA DESAPARECIDO!

El rey,  al escucharlo,  mandó a sus mejores exploradores para averiguar lo que había ocurrido.

Pasaron días y días pero ninguno llegó. Los días se convirtieron en semanas, las semanas en meses, los meses en años… hasta que un día llegó un explorador con noticias.

¡¡LA REINA HABÍA SIDO RAPTADA POR EL PRINCIPE PARíS!!

El rey mandó un ataque contra París.

La princesa quería ir,  pero su padre se lo impedí.  Fue astuta y se disfrazó de soldado.

Al terminar el ataque,  París huyó con la reina, pero la princesa le persiguió.

Cuando le alcanzó, le retó, pero el príncipe se le adelantó. El príncipe iba perdiendo en ese momento; afortunadamente,  la princesa entró y rompió la espada de París .

Cuando llegaron al castillo con la reina, la princesa se quitó el yelmo. 

Publicado el 27/05/2014 en (N) Mayo - 2014. Añade a favoritos el enlace permanente. Comentarios desactivados en “La princesa”.

Los comentarios están cerrados.