«La gruta azul»

«La gruta azul»

Por Alejandra Céspedes Ortega – 6º P

Ya era conocida en la antigüedad por los antiguos romanos.

Fue descubierta por un pintor alemán a principios del siglo XIX, atrayendo consigo un inmenso público.

La Gruta Azul, situada en la isla de Capri, en el golfo de Napolés, es uno de los espectáculos naturales más sorprendentes del mundo. Una vez llegado a la gruta, hay que esperar el turno para poder entrar. Sólo se puede entrar cuando la marea está baja, y hay que salir antes de que la marea suba. Los turistas son muchos y la espera puede ser larga. Únicamente se entra con botes autorizados que se contratan en el lugar.

La entrada a la Gruta Azul es un agujero de 50 centímetros de alto y 1 metro y medio de ancho a nivel del mar en un acantilado; dentro mide unos 60 metros de largo y 25 de ancho.

 

Anuncio publicitario

Publicado el 09/04/2014 en Curiosidades. Añade a favoritos el enlace permanente. 3 comentarios.

  1. Carmen López Moreno

    Enhorabuena, Alejandra. Mi padre lo ha visto y dice que algún día me llevará. Eso tiene que ser muy, pero que muy bonito.

  2. Muy bien, Alejandra. Tiene que dar claustrofobia pasar por ese agujero de 50 centímetros. Y ni sabia que existiera esa gruta. Seria muy bonito verlo con mis propios ojos. Pero yo creo que lo voy a ver por televisión.

  3. María Morena

    ¡Qué preciosidad de gruta!
    Está genial, Ale.