«Pánico en la gasolinera»

«Pánico en la gasolinera»

Por Paula Morales Serrano – 6º P

Nunca pensé que pasaría tanto miedo…

… Aquella gasolinera en la que me había parado, daba bastante miedo. Las vidrieras estaban sucias y arañadas. Encima de la puerta, había un buho disecado, pero… ¡PARECÍA QUE TE SEGUÍA CON LA MIRADA!

El único motivo por el cual estaba allí, era para llevarme a la boca un «snack». Me había planteado varias veces salir de allí, si no hubiera sido por la comida.

Al entrar, la puerta chirrió y el picaporte se rompió. El corazón, cada vez, me iba más rápido.

El suelo estaba sucio. Cuando pisabas las tablillas, el corazón se te encogía. El lugar olía a húmedo y deshabitado.

Estaba a punto de coger aquel «snack», cuando… una niña menudita apareció por la puerta trasera. Llevaba un peluche sin un ojo en una mano; en la otra, un peine.

Cada vez se acercaba más. Cuando estaba realmente cerca de mí, me cogió de la mano y me llevó a la salida. Ya fuera, señalando al cielo, me abrazó.

No sabía lo que me quería decir, pero yo también la abracé.

Lo que realmente quería decirme la niña, era una muestra de agradecimiento por haberla salvado de aquel horripilante lugar.

Anuncio publicitario

Publicado el 07/05/2012 en (N) Mayo 2012. Añade a favoritos el enlace permanente. 11 comentarios.

  1. Gabriela Florea

    ¡Felicidades, Paula! Es una narración preciosa; me encanta. Ojala pudiéramos ver mas narraciones tuyas pero, como te vas al «insti».

  2. Pedro Bernal Alcázar

    Muy bien, Paula. Además, la foto parece como si fuera un cuadro de Picasso.

    • Marta Herencia Pérez

      Tienes razón, Pedro, parece un cuadro de Picasso. ¡FELICIDADES!, Paula.

  3. Blanca Alía Zamora

    Paula, es una narración muy misteriosa, pero a la vez es un poco sentimental. Me encanta. ¡Felicidades!