«La lectura… una apasionante aventura»

«La lectura… una apasionante aventura»

Por Víctor Panadero Gómez – 6º P

Óliver no quería aprender a leer. No terminaba de entender por qué muchos  niños disfrutaban tanto con la lectura…

… Cada día paseaba por el «Parque del Retiro» con su padre. Durante la caminata divisaba los viejos bancos. En ellos yacían personas sin rostro, ya que todos estaban escondidos tras unos aparatosos «ladrillos». Eso eran para él los libros, simples «ladrillos».

Le aburría mucho leer, o eso decía, porque no lo había intentado. Su profesora hacía todo lo posible para convencerle de que la lectura era una actividad única, maravillosa, entretenida, apasionante… Se lo repetía una y otra vez, pero parecía que no quería entenderlo. Estaba harto de que le tratasen como a un tonto. ¡No quería leer!

Pasaron las semanas y Óliver aprendió a leer. Sólo le faltaba ponerlo en práctica. Todo el mundo le aconsejaba que leyese.

Un día, tal era su enfado, que se encerró en su modesta habitación. Miró atentamente un vistoso libro que se encontraba en su estantería. Sería uno de los pocos que tendría. Era de un grosor medio y estaba polvoriento. Leyó el título: «La vuelta al mundo en ochenta días».

Empezó a leer. La primera línea, el primer párrafo, hasta llegar a la página ciento sesenta. Ya le quedaba poco y, además, le encantaba.

Los días siguientes seguía leyendo cada vez más. Ahora es un escritor de gran prestigio.



Anuncio publicitario

Publicado el 30/04/2012 en (N) Abril - 2012. Añade a favoritos el enlace permanente. 8 comentarios.

  1. Alba Gómez Díaz

    Saludos, Víctor. Tu composición es preciosa. Me encanta. Felicidades.

  2. Daniel Prado Aranda

    Enhorabuena.

  3. Marta Herencia Pérez

    Qué chula, Victor. Enhorabuena, te mereces que la hayan publicado.

  4. Ana Arriaga Prieto

    Felicidades, Víctor. Me ha gustado mucho.
    El papel que más me ha gustado de esta historia es el de la profesora, que es la que le anima a leer.

    • Ana Arriaga Prieto

      Que bien que hayas puesto el ejemplo de «la vuelta al mundo en ochenta días». Ese libro me lo he leído yo, es muy apasionante, divertido, y te deja con las ganas de saber como termina.
      Os recomiendo ese libro, claro la edición para niños (la de Gerónimo Stilton)

  5. Gabriela Florea

    Felicidadés, Víctor. Me ha encantado. ¡SIGUE ASÍ!