«Todo llega a su debido tiempo»

«Todo llega a su debido tiempo»

Por Paula Morales Serrano – 6º P

La niña, inquieta, no dejaba de mirar la ventana. ¡La sombra le asustaba! Cuando se calmó, se dio cuenta que sólo era una rama del viejo sauce. ¡Cuánta adrenalina había recorrido su cuerpo en ese momento!

Su madre, muy alarmada, subió a su habitación y, al notar tal alboroto, se la llevó a tomar una tila.

Al día siguiente, Clara se encontraba en peores condiciones. Su familia era pobre, con lo cual no podía conseguir un médico realmente bueno, para que le dijese qué le estaba sucediendo.

Al caer la noche, Clara, tosía y tosía, cada vez más fuerte. La piel la tenía seca y se le despellejaba trozo a trozo.  De madrugada, se despertó y contempló en la ventana cómo empezaba a levantarse el sol.

Noche tras noche, Clara volvía a mirar hacia la ventana. No quería parar hasta poder ver una estrella fugaz. En el momento menos esperado, una gran bola de luz se aproximó, lentamente, a su habitación. La niña, muy extrañada, se levantó de la cama y se subió a la ventana. Una vez allí, justo al lado de la gran bola de fuego, intentó palparla y, de repente… ¡se encontró en un hermoso jardín, con sus juegos favoritos! Y lo más sorprendente de todo era que… ¡se había curado!

Clara despertó y yacía en su cama, tan enferma como antes. En aquel maravilloso sueño había aprendido que «Todo llega a su debido tiempo, por largo que sea».

Anuncio publicitario

Publicado el 29/03/2012 en (N) Marzo - 2012. Añade a favoritos el enlace permanente. 17 comentarios.

  1. Ana Alcázar

    Paula, me ha gustado un montón. Sigue escribiendo así de bien.

  2. Ariadna Villaseñor

    Paula, tu composición es genial.

  3. Ana Arriaga Prieto

    Paula, te estás convirtiendo en una maravilllosa escritora. Felicidades y ¡sigue así!

  4. Gabriela Florea

    Paula, tu composicion está genial. La verdad es que me ha encantado. ¡Sigue así!